martes, 28 de junio de 2011

La Familia Política

María Cristina Faleroni


Si los hijos son vividos como una prolongación, la familia política
es muchas veces vivida como un grupo de personas extrañas que
ocupan un lugar en la mesa sin ser uno de nosotros.

Jorge Bucay




sábado, 25 de junio de 2011

ABRAZOTERAPIA


CONTRAINDICACIONES

MITO Y MODELO

Aunque los abrazoterapeutas estamos convencidos que el abrazo es para todos, existen algunos escépticos a los que les cuesta aceptar la abrazoterapia. Creen, erróneamente, que el único propósito del abrazo es cimentar una relación de intimidad física.

El abrazo físicamente íntimo también puede ser bello, pero corresponde a otro nivel de necesidades. Ese tipo de abrazo jamás podrá remplazar a un buen abrazo terapéutico. Hasta las parejas necesitan montones de abrazos comunes, por añadidura.

Para evitar que los pequeños adopten ese punto de vista estrecho, abrácelos con frecuencia: de un modo afectuoso, tierno, juguetón o como apoyo. Que vean a los padres y a otros adultos abrazarse de ese modo. De lo contrario, al crecer acabarán convencidos de que los abrazos sólo son para los amantes y que, para ser abrazado (y abrazable) uno debe sentirse físicamente atraído por el otro.

Un abrazoterapeuta ha de esforzarse en lo posible por divulgar ese concepto más amplio del contacto físico y del abrazo, predicando la fe en que un día lleno de abrazos puede otorgar una satisfacción y una serenidad indecibles.

ARANCELES

La abrazoterapia no es gratuita. Su costo es la fortaleza que se requiere para ser vulnerable. El precio de abrazar es el riesgo de que nuestro abrazo sea rechazado o mal interpretado.

A muy corta edad, somo abiertos por naturaleza. Queremos dar amor y contacto físico, tanto como ser amados y tocados. Si nos vemos privados de amor y contacto, nos tornamos mal dispuestos a pagar los aranceles de vulnerabilidad. El amor retenido puede convertirse en dolor.

Los abrazoterapeutas ayudan a aliviar ese dolor. Cuando nos arriesgamos a un abrazo afirmamos nuestra maravillosa capacidad de compartir. Cuando nos volcamos hacia afuera y tocamos a otros, estamos en libertad de descubrir la compasión, junto con la capacidad de alegría, que existen en todos nosotros.
Según vamos transformándonos en abrazantes más espontáneos y descubrimos tales riquezas interiores, el precio comienza a parecernos relativamente bajo.

Extraído de: ABRAZAME El abrazo es amor y alegría. (Kathleen Keating)