lunes, 19 de enero de 2015

Conversaciones con vos y voz




Pintura: Jaime Lagos

30 de Setiembre de 2014


Te voy a contar la siguiente historia:

Se trataba de una anciana azteca a la que le hacía falta un zapato, ella creía que le hacía falta un zapato; ella creía que le hacia falta un zapato; y que con sólo el que tenía no podía caminar, entonces decidió quedarse sentada.

Esperando que en algún momento alguien se diera cuenta y le trajera el zapato que le faltaba.

Pasaba el día sentada en su hamaca mecedora mirándose los pies y le daba tanta gracia verse un pie descalzo y el otro con zapato.

Era de estas ancianas muy graciosas, le faltaban la mitad de sus dientes, pelo blanco y pañuelo en la cabeza, se tomaba las rodillas, comenzaba a mecerse y se miraba los pies. No miraba nada más a su alrededor. Día tras día se lo pasaba meciéndose y mirando sus pies, riéndose de que en uno tenía zapato y en el otro no.
No se le cruzaba por la cabeza levantarse de su silla sin el otro zapato.
Hasta que un día se quedó dormida y soñó que no tenía pies. Se angustió mucho al mirar hacia abajo y ver que de sus piernas salían dos coditos, no había más pies, ni con zapato, ni sin zapato.

Ese día al despertar se sacó el único zapato que tenía y comenzó a caminar descalza.

Supongo que cuando vuelvas y te encuentres con este cuento comprenderás la moraleja.


No esperes que venga alguien y te traiga lo que necesitas, ve tú por ello. Pero ve descalz@.
No vayas a medias con un si y un no, con un me atrevo y no me atrevo.
Despójate de todos los miedos y las falsas apariencias, ve con humildad, con el corazón abierto, ve con lo que sos y entrégate de esa forma.
Jamás recibirás un no como respuesta a una entrega verdadera y desinteresada.
Cuando solo el hecho de compartir el amor que los rodea es el cometido.
Abre tú corazón al AMOR.
Entrégate al AMOR y el AMOR te será dado.
No a medias tintas.
No tengas miedo.
Está todo bien.
Ya es hora que te sientas amad@
No hay nada que temer.
Nadie te hará daño.
Ya no más.
Se terminó.
Ya es hora de recibir un poco de todo el amor que has dado.
No tengas miedo.
Puede ser real si así lo quieres, puede ser muy real.
Entrégate con el corazón abierto.
LO MEJOR HA LLEGADO.