miércoles, 4 de abril de 2012

Cien días de sanación


Mi alma puede conducirme a la sanación.
Seré uno con mí verdadero ser.

Iniciamos el proceso de sanación con esta primera afirmación. Después vendrán otras noventa y nueve expresiones del espíritu, una para cada día. En su conjunto, resumen el proceso de sanación emocional y espiritual. Nos ayudan a trasladar la atención del mundo exterior al mundo interior, fuente de la luz. El sufrimiento amenaza con privar a la vida de todo significado. Ése, y no el dolor que provoca, es el mayor peligro que encierra. Nos toca a nosotros recuperar el significado. Los médicos no podrán ayudarnos con su medicina; los amigos no podrán hacerlo con sus palabras de aliento y consuelo. Usted sanará solamente cuando pueda decidirse sinceramente, “Yo importo, yo pertenezco, yo valgo, gozo de seguridad, puedo expresarme, soy objeto de amor”.
La sanación interior implica pasar de la oscuridad a la luz. Si bien la palabra luz tiene muchos significados, generalmente se entiende como sinónimo de amor y comprensión. El amor nutre el cuerpo emocional; la comprensión llena los vacíos dejados por la pena.
Cuando entre en contacto con su verdadero ser, descubrirá que el alma no es  pasiva. El espíritu sabe más sobre nosotros que nosotros mismos, y desea apoyarnos a lo largo de todo el camino hacia la unidad. Al viaje del alma se le ha llamado el camino sin sendero porque no hay mapa. Los pasos de cada quien son distintos. Pero las grandes tradiciones de la sabiduría nos han proporcionado muchos elementos de ayuda acerca del espíritu. Las paginas siguientes contienen pensamientos orientadores para cien días, algunos en forma de afirmaciones. otros de revelaciones, lecciones y ejercicios, que han demostrado encender la chispa de la sanación durante siglos. Todos son sutras (del sánscrito “hilo”) o aforismos que contienen poder.
La luz tiene el poder de llenar el vacío provocado por la oscuridad. La sanación viene en dos etapas; liberar la energía del sufrimiento y luego reemplazarla por la energía del alma. Es un proceso suave, como seguir el hilo al dar cada paso. Lo que se inicia apenas con una ligera sensación de fuerza va creciendo. Su verdadero ser siempre estará a disposición para superar cualquier obstáculo, encontrar respuestas y mostrarle el camino para salir de cualquier dilema.
Lo que importa es su conexión con ese ser verdadero. Cuando somos presas del miedo y el aislamiento, el alma se nos antoja distante, carente totalmente de poder. Pero esa percepción es producto de seguir las directrices del ego, que es lo que todos hemos hecho. Si dedica tiempo a oír la voz del alma – donde el ego permanece en silencio – se sorprenderá del poder que tiene a su disposición, por mucho tiempo que haya sido olvidado. No hay otro descubrimiento que produzca mas dicha en la vida que recuperar nuestro verdadero ser. Enamorarse es lo único con lo que se lo puede comparar, aunque es un suceso transitorio y depende de otra persona, el ser amado. El verdadero ser es eterno y no depende sino de nosotros mismos. El dicho de que el sufrimiento ennoblece a la persona no significa otra cosa que, ante el embate de la crisis, los viejos hábitos y las viejas percepciones pierden su asidero. Lo desconocido se hace palpable, y al abrirnos a él, el significado del alma se revela como una verdad nunca prevista antes de iniciarse la crisis. Es así como reconocemos que todo sufrimiento encierra un mensaje espiritual.

Extraído de: El Libro “El Perdón” de Deepak Chopra (Pág..79 a 81) 

http://

[tweetmeme only_single="false"]