jueves, 25 de abril de 2013

Naturaleza y Hechos de Pan (Historias de Dioses.....)





Hay quien dice que Hermes engendró a Pan en su unión con Dríope, Hija de Dríope, o con la ninfa Enoe. Se dice que era tan feo al nacer que su madre huyó de él atemorizada, y Hermes se lo llevó al Olimpo para divertir a los dioses; pero Pan era hermano adoptivo de Zeus y por lo tanto mucho mayor que Hermes. Aún hay otros que afirman que es hijo de Crono y de Rea; o de Zeus y de Hibris, siendo éste el relato menos probable.



Vivía en Arcadía, donde guardaba rebaños de vacas y ovejas y también colmenas; participaba en las jaranas de las ninfas de los montes, y ayudaba a los cazadores a encontrar sus presas. Por lo general, era despreocupado y perezoso; lo que más le gustaba era su siesta, y se vengaba de quienes le molestaban con un grito repentino que les hacía poner los pelos de punta.
Pan sedujo a varias ninfas, tales como Eco, y Eufeme, la nodriza de las Musas, quien le dio por hijo a Croto, el Arquero del Zodíaco. En cierta ocasión intentó violar a la casta Pitis, quien sólo logró escapar de él metamorfoseándose en abeto, una rama del cual llevó desde entonces como corona. En otra ocasión persiguió a la casta Siringe hasta el río Loadón, ya no podía más con la persecución y pidió ayuda a sus hermanas que la transformaran en una de las cañas del río para camuflarse. Al recibir el soplo del viento, las cañas de la ribera del río emitieron un sonido dulce y triste. Pan en la desesperación de no encontrarla comenzó a cortar varias cañas, las unió con cera consiguiendo asi realizar un instrumento musical al que llamó Syrinx en recuerdo de la ninfa. Hoy también llamada siringa y de allí la flauta de Pan.
Su mayor éxito en el amor fue la seducción de Selene, que consiguió disimulando su aspecto de cabra negra y peluda con vellones blancos bien lavados. Sin haberse dado cuenta de quién era, Selene accedió a montar sobre su lomo y dejarle hacer lo que quisiese con ella.
Los dioses olímpicos, a la vez que se despreciaban a Pan, se aprovechaban de sus poderes. Apolo le sonsacó el arte de predecir el futuro, y Hermes copió su flauta, declaró que era un invento suyo, y lo vendió a Apolo. Pan es el único dios que ha muerto. Un tal Tamo, marinero en una nave que viajaba rumbo a Italia, oyó una voz divina que le gritaba desde la costa: <<¡Tamo, cuando llegues a Palodes, proclama que el gran dios Pan ha muerto!>> Así lo hizo Tamo y la noticia fue recibida desde la orilla con lamentos.