viernes, 31 de enero de 2014

Vehículo de Madre

En un momento crucial
comencé a verte con otros ojos
en el preciso momento, en ése que no debía
mi vientre lleno de vida se encontraba
y yo palpitaba dos corazones
lo que aún no sabía
que no era al mio al que tu querías
tarde descubrí
tu deseo desesperado de hacerte cargo de su vida
mis sentimientos tambaleaban
no aceptaba lo que sucedía
y en debilidad prematura
caí en las redes de tus días
la necesidad imperiosa
de darle un padre a esa vida
me llevo sin pensarlo
a darte también la mía
de ahi el principio de un angustioso final
me olvide, quién era
quién fui, quién sería
la inocencia servía de alimento
en la rutina
que arriesgamos afrontar juntos
sin contemplar la desidia
para amarnos sin dañarnos
y olvidamos respetarnos
agradezco lo vivido
no quisiera repetirlo
sin olvidar los tesoros
que el sufrimiento ha dejado
los que me llenan hoy la vida
de inmensa felicidad y armonía
no te culpo,
ni me culpo,
mucho menos, me arrepiento
el más grande aprendizaje
que recibí, de mi mejor maestro.