domingo, 23 de agosto de 2015

Caminante



Caminante sin camino
Sólo sombras que te empañan
No te dejan divisar tu fortuna
Y te animan al desánimo

Caminante sin camino
Yo estoy siempre a tu lado
Y tu luz resplandece
Y es la sombra que anochece

Sin camino porque vuelas
Tu tarea atraviesa vientos
Pincha nubes
Aleteas vas y vuelves, sin camino

Es que ya no necesitas
Un camino, caminante
Haz trazado varios antes
No necesitas mapas

Tu vuelo se eleva en las distancias


@elpendulodenoel


"Entorpecido por las sombras, sigues sin reconocerlas, hasta que no las ames por completo, nos encontraremos en esta senda."

Conversaciones con vos y voz



"... - Uff con el miedo, siempre el miedo.

- No digas siempre.

- Ok. Entonces, otra vez el miedo. El miedo estropea todo. Me vino lo de recién con la araña, me angustió mucho lo que pasó ahí.

- Eso es lo que produce el miedo, que asesinemos antes de saber si causa peligro o no, el miedo mata, te mata, nos mata.


- ¿Cómo dejar el miedo?

- Con amor.

- ¿Y cómo puedo amar a una araña grande que parece peligrosa, y yo no se si más tarde me puede picar?

- Confiando.
En que irá a donde tiene que ir, y ese camino no será precisamente, ni cerca tuyo, ni picándote, porque tiene otras cosas más importantes que hacer.



Lo viste, lo asesinaste, no lo ves, y puede estar por todos lados, inclusive debajo de tu almohada. Pero no lo ves, entonces no importa. Lo ves y te invade el miedo y lo matas, porque sino lo haces sentís que tu vida depende de eso, de una picadura de araña, como también podría ser de un sentimiento.


@elpendulodenoel
Conversaciones con vos y voz

lunes, 20 de julio de 2015

Latente


Latente las huellas,
envían mensajes
Trémulas distancias
recorre la incertidumbre
Infume, infame,
sacros pensamientos
derivan del incierto
que tambalea
la aparente
erigida marea
lozanos,
aparentes rostros
esperan que lo aclares
El diablo agazapado
como gato salvaje,
en espera del infortuno movimiento de su presa
Eso te consume, te exprime, y te quiebra
en todos los pedazos,
para eliminar tu fuerza
Con el único dedo que te queda,
los juntas con paciencia
para armar la rueda
a lo lejos se avecina
el que se encarga de mover la manivela

miércoles, 1 de julio de 2015

El y Ella



El la veía
Ella no
El la sentía
Ella no
El pasaba cerca solo para verla
Ella no se acordaba ni siquiera de su nombre
El ponía cualquier excusa para sacarle una sonrisa
Ella sonreía
El abría grandes sus ojos
Ella los cerraba
El expandía su corazón en cada latido cuando la tenía a su lado
Ella sentía algo extraño que ignoraba
El volvía
Ella se iba
El hablaba
Ella callaba
El daba
Ella recibía
Hasta que comenzó a abrir sus ojos
y escribió está poesía.

viernes, 29 de mayo de 2015

Llamadme por mis verdaderos nombres

"No digáis que partiré mañana,
pues aún estoy llegando.
Mirad profundamente; estoy llegando a cada instante,
para ser brote de primavera en una rama,
para ser pajarillo de alas aún frágiles,
que aprendo a cantar en mi nuevo nido,
para ser mariposa en el corazón de una flor,
para ser joya oculta en una piedra.
Aún estoy llegando para reír y para llorar,
para temer y para esperar.
El ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.
Soy un insecto que se metamorfosea
en la superficie del río.
Y soy el pájaro
que se precipita a tragarlo.
Soy una rana que nada feliz
en las aguas claras del estanque.
Y soy la serpiente acuática
que sigilosamente se alimenta de la rana.
Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
mis piernas tan delgadas como cañas de bambú.
Y soy el comerciante de armas
que vende armas letales a Uganda.
Soy la niña de doce años,
refugiada en una pequeña embarcación,
que se arroja al océano
tras haber sido violada por un pirata.
Y soy el pirata,
cuyo corazón es aún incapaz
de ver y amar.
Soy un miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos.
Y soy el hombre que ha pagado
su "deuda de sangre" a mi pueblo
muriendo lentamente en un campo de concentración.
Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que hace florecer las flores de la TIerra entera.
Mi dolor es como un río de lágrimas,
tan vasto que llena los cuatro océanos.
LLamadme por mis verdaderos nombres, os lo ruego,
para poder despertar
y que la puerta de mi corazón
pueda quedar abierta,
la puerta de la compasión."

Thich Nhat Hanh


"... Nuestros verdaderos nombres son todos los nombres: el de la alegría que hace florecer todas las flores de la Tierra entera y el del dolor que llena con sus lágrimas los cuatro océanos. Somos todos los nombres, y todo lo nombrado es encarnado en cada vida. Y nada nos es ajeno, porque todos somos uno, y entre todos encarnamos todas las fuerzas, todos los matices, colores, sabores, olores, y todas las sombras del vivir. Y dentro de cada uno conviven todos los rostros sin exclusión.
Lo más bello del poema es el canto es el canto a la compasión, a que la puerta del corazón quede abierta para poder despertar, para poder reconocer todos y cada uno de nuestros nombres, todas y cada una de nuestras realidades..."

Joan Garriga en su libro " Vivir en el alma" por cierto bello y muy recomendable.

martes, 5 de mayo de 2015

Sanar el cuerpo emocional



Las heridas emocionales son iguales que una herida en la piel. ¿Cómo procede el médico cuando tenemos una herida en la piel, una infección por ejemplo?
Imagina como se ve.
En el brazo podría ser o mejor aún para que la veamos más y nos impida tocar y/o escribir en un teclado como ahora, en  la parte superior de la mano, tengo una mancha que se esta volviendo roja y empieza a doler, pero no quiero ir al médico porque estoy ocupada trabajando y otro montón más de cosas cotidianas.
Esa mancha roja comienza cada vez, a ponerse más negra, azulada, realmente se me esta pudriendo la mano pero tengo mucho miedo de ir al médico y que me escarbe y me duela aún más.
La dejo ahí, pero la veo, me molesta y me duele un poco, las personas vienen y me preguntan que me paso en la mano, yo respondo; no es nada, o habrá sido un golpe, pero ésta se empieza a hinchar a medida que pasan los días.
Me la golpeo sin querer contra algo que ni me acuerdo y se abre, me la tapo con una gasa y sigo....
Así pasan los días y tengo todas las herramientas y artimañas para; aunque me duela un poco y me moleste ir tapando y pasando el momento; pero ya me esta molestando que todos me pregunten y la vean.
Es tan parte de mi esa herida que es común ir tapándola cuando se pone peor y destapándola cuando parece mejorar pero ahí abajo se esta gestando una terrible convulsión; de todas formas no tengo idea.
Las personas que se acercan me dicen cuando vas a ir a hacerte ver la mano, yo me contesto para adentro; que pesados a mi ni me molesta que les importará si es mi mano, y así pasan los días, las semanas y los meses,  y ya es parte de mi la mano machucada, violacia que llama la atención a todos y cada vez menos a mi.
Hasta que un día decido aunque me pese ir al médico sabiendo lo que va a pasar y no me va a gustar.
Llego a la policlínica de la zona y me atiende el primer enfermero de guardia; cuando ve mi mano, los ojos se agrandan hasta casi tocar sus cejas, mira disimuladamente a la compañera que se encuentra atrás mio y ella lentamente se acerca, ojea mi mano y pone cara de asco y dice; eso esta realmente feo, llama al cirujano.
Iba preparada para lo que estaba a sucediendo, lo había evitado lo suficiente como para seguir cargando con ella.
Vino el cirujano y con ayuda del enfermero me rasparon, escarbaron a sangre fría, yo no miraba pero el dolor era tan grande, tan pero tan grande que por momentos se tornaba insoportable, me mordía, tensaba todo mi cuerpo desde la punta de los dedos de los pies, hasta la piel que cubre mi cráneo, era   tanta la tensión que acompañaba el dolor y mi mandíbula apretando con toda mi fuerza unos guantes de cuero negro que fue lo primero que logré alcanzar cuando comenzó esa tarea, los gemidos salían ensordecidos aguantados por el cuero de dicho guante, los dos se miraban cómplices y parecían disfrutar de mi dolor. Yo sentía que me estaban agujereando la mano y que me quedaría un hueco imposible de llenar, que quizás me tendrían que sacar algún pedazo de carne de otro lugar de mi cuerpo que de hecho no era mala idea y ponerla ahí en mi mano, solo quería volver a tener mi mano sana, sin agujero aunque sea morada, renegrida pero mi mano ahí tal como estaba antes la necesitaba para cumplir mi sueño, la necesitaba para escribir lo que hace tiempo esta esperando ser escrito, Todo eso y mucho más conjuntamente con el dolor se manifestaba en ese instante que pareció durar horas, décadas hasta siglos. Cuando acabaron solo habían pasado 5 minutos. cuando miro mi mano no había ningún hueco que llenar, estaba todo como tenía que estar.
Me sentí un poco estúpida de no haberlo hecho antes, no fue para tanto; me decía a mi misma. Y estaba medio estupefacta por lo que había pasado, con las miradas del cirujano y el enfermero que me intimidaban, sentía que me miraban entre serios y enojados y me despidieron con un seco; que no vuelva a suceder, salí muy enfadada con ellos.
Mi mano si bien no se veía impecable a medida que pasaban los días iba sanando y se iba tornando de su color original, ya se estaba pareciendo más a su compañera; la mano izquierda.
Esto me llevo a pensar sobre las otras heridas, las otras, las que no se ven físicamente, ésas, ésas otras, sí ésas, ésas mismas; justo las que se te vinieron ahoramismito a la mente, Ésas heridas, sí decilo alto, nadie escucha, sólo estamos tú y yo, yo y tú y nadie más, decilo o vas a hacer lo mismo que con la mano, ésas si, las heridas emocionales, ésas que también todos se dan cuenta menos tú, ésas que calaron hondo hace décadas cuando apenas eras un niñito y ahora ni te acuerdas pero eres un adulto con nanas de niño, y hay algo que no coincide, esos si son berrinches no identificados, necesidad de amor, de perdón, de reconocimiento, enojos escondidos, quedado en el olvido.

Abrir esas heridas no se hace con un escapelo y no se limpian con agua esterilizada, esas heridas también se tienen que abrir, y la menesunda también tiene que salir, para luego poder limpiarla, pero como hacemos con todo eso?, cuando la tensión en el cuerpo por heridas abiertas invade, los enojos vuelan por doquier, la bronca ya no puede con los pobres dientes que soportan la fuerza contenida, las lágrimas no alcanzan cuando lo cotidiano no deja espacio a sentir el cuerpo y hacerle lugar a tanta emoción escondida, y disfrazada durante tantos años y esto hace explotar en ira y violencia contra los supuestos perpetradores que también fueron perpetrados, y resulta que todo esto fue por amor por que otra razón sino?
Fue por amor, con amor y desde el amor, y ahora si puedo entrar a que amor? desde cual amor? y solo puedo responder del que sabían, del que habían aprendido, del que les habían dado, el que y de la forma que, desde generación tras generación se viene trasmitiendo de formas quizás desordenadas...

No sigas a nadie...

Haz tu propia huella

No sigas a nadie...

Escucha, cueste lo que cueste, no sigas a nadie... 
Cuando comienzas a seguir a alguien más, comienzas a sentir miedo de ti misma...
Seguir te mantiene dependiente, siempre mirando hacia afuera... 
Y tus líderes podrían estar ciegos...

Abandona el camino que te fue pre-escrito... 
Haz a un lado el mapa... Siempre se trató del mapa de alguien más...

¿Te sientes rechazada?... Entonces, siéntete rechazada... 
¿Te sientes sola?... Entonces, siéntete sola...

Sumérgete en esa soledad... 
Explora sus profundidades... 
Sigue sus ritmos sagrados...

Sigue la respiración mientras surge y decae... 
Sigue tus pies conforme pisan el suelo... 
Sigue la danza de sensaciones en tu cuerpo...

En silencio, finalmente serás capaz de escucharlo: 
El salvaje llamado del corazón... 
El poder en tu soledad... 
Esta inquebrantable conexión con la tierra...

Tu camino puede ser desafiante... tu llamado es fuerte...

- Jeff Foster